sábado, 5 de mayo de 2018

¡Ha muerto la mamá!




¡HA MUERTO LA MAMÁ!




Desierto de luz
 son sus manos
 que quedaron vacías.

 Su alma incomprendida
 coronada de lágrimas.
 De oro su paz perlada.

 Su voz...
 nostalgia perfumada
 de azahares.
 Su alegría,
 sacrificio póstumo
 para sanar mis heridas.

 Ha muerto la mamá...
 Y sus manos tiemblan
 en mi recuerdo... 
"-Toma hija mía,
 necesitas algún dinero, quizás.-"
 mientras su precario monedero
 ofrecía generosa.

 Sus ojos,
 dos turquesas
 de transparente piedad...
 que agudizan
 esta larga tristeza.

 Alguien llamó aquella tarde;
 una oscura voz 
en el teléfono
 con una sola frase 
que me quema hasta hoy:
 ¡Ha muerto la mamá!





INGRID ZETTERBERG 

 Dedicado a mi amada mamá 

 De mi poemario "Secretos de mi alma"

 Derechos reservados en Safe Creative Cta. Nro. 1006080193112






lunes, 26 de marzo de 2018

Morir en cada verso




MORIR EN CADA VERSO
 


Nadie sabe
 que cada tarde
 se agotan mis pasos...

 Se va extinguiendo la luz
 de mis horas tranquilas;
 cada minuto que acaba
 se convierte en un ayer.

 Nadie sabe
 que voy muriendo
 en cada verso...
 y no sé del mañana;
 de ese túnel inmenso
 que lentamente me traga.

 ¡Qué dolor dejar tus ojos!
 la esencia de tu ser...
 y no ver más allá
 de tus primaveras.

 Nadie sabe
 que se consumen mis ansias;
 que perderé el paisaje
 de tus manos serenas...
 que mis lágrimas
 se cansarán un día
 de bañar mis horas fugitivas.

 Nadie sabe.
 
INGRID ZETTERBERG 
Derechos reservados
 en Safe Creative

Dedicado a mi amada hija Stephanie

De mi poemario
"Secretos de mi alma"

Marzo 2,018















domingo, 21 de enero de 2018

Amigos de mi infancia




AMIGOS DE MI INFANCIA



No amigos, 
yo no sigo la ruta
 que a ustedes
 les tejieron los ángeles. 
Yo seré la eterna ausente
 de sus fiestas y algarabía.

 Yo no tuve un padre
 que arrancara las espinas
 de mi senda...
 Oscura soledad
 acompañó mi carrera.

 Doy un paso al costado
 para que no vean mi tristeza...
 el hondo abismo
 de mis últimos años.

 Amigos de mi lejana infancia
 retiren ya de mis ojos esa vianda
 de manjares y risas,
 que yo voy contando los centavos
 para seguir con vida.

 Quisiera marchar con ustedes
 a su mismo paso...
 mas no es posible;
 ya mi andar se fue cavilando
 por el reposo y el llano,
 mientras ustedes, ya inalcanzables,
 las montañas van trepando.

 No amigos,
 no quiero oir sus voces llamando.
 He perdido mi blanca esperanza
 y se han cerrado
 las puertas amables. 
Me ausenté del ayer que llamaba
 y el verano
 como un niño humilde, 
conmigo ha llorado....




 INGRID ZETTERBERG

 Derechos reservados
 (De mi poemario; "Secretos de mi alma")

 

sábado, 18 de noviembre de 2017

¡Hasta pronto hija mía!



 ¡HASTA PRONTO HIJA MÍA! 



Hija amada,
 te me has quedado 
prendida a mi alma...
 tu cuarto vacío 
me habla de tu callado
 adiós... 

 En tus repisas
 ya no están esos libros
 que acariciaron tus manos,
 ni las tiernas muñecas
 que tu amor de madre obsequió
 a mi dulce nieta...
 pequeño capullo de ilusión.

 Tu closet amplio y desierto,
 sin tus ropas y tu aroma provocan los sollozos de mi pecho.

 El ancho río del destino
 se llevó tu voz... 
¿Para qué vivo yo? 

 ¡Cuán breve fue tu estancia
 en el regazo del hogar! 
otra vez tus alas se extienden en el cielo gris de mi ciudad,
 de esta Lima tuya y mía
 que recorren tus pasos.... 

 Y yo extraño tus ojos dormidos,
 tu bulliciosa alegría...
 tus poemas de sol, 
de lumbre infinita.

 Hija amada
 guardo como un tesoro
 la certeza de saberme pronto
 a tu vera...
 llamando a tu puerta, 
para abrazarte
 con la transparencia de mi amor...
 porque seré tu madre
 hasta la tarde aquella
 en que cierren mis ojos
 tus suaves manos buenas. 




INGRID ZETTERBERG

 Dedicado a mi amada hija Stephanie,
 que se ha mudado a su propio nidito.

 Derechos reservados
 De mi poemario "Secretos de mi alma"





 

jueves, 28 de septiembre de 2017

Ventana amiga


VENTANA AMIGA 




Ventana de silencios,
 trae hasta mí te lo pido
 los ecos del pasado
 que se ha convertido en sombra.

 Quiero la algarabía de mis hijos
 a través de tus cristales.
 Devuélveme su infancia plena
 en sus voces lejanas.

 Ventana amable,
 aunque ya gimen tus bisagras,
 podrías traerme 
aquellos ocasos interminables.

 Podrías regalarme 
una dulce visión...
quizás el tierno rostro
de mi madre,
antes de irse para no volver.
 Y su voz llamándome.

 Ventana amiga,
 hoy me apoyo en tu alfeizar
 y rememoro los viejos otoños
 que me dejaste vislumbrar tras tu enrejado.
 
 Ya no somos las mismas;
 tú, luciendo astillas en tu madera,
 y yo, asomada a tus cristales....
 llena de canas mi cabeza.

 Me despido de ti,
 ventana de atardeceres como el viento;
 atardeceres que no volvieron
 y cierro tu cerrojo, oxidado y lento.




INGRID ZETTERBERG

 Derechos reservados
 S.C. Cta. Nro. 1107040430657

 De mi poemario "Secretos de mi alma"




martes, 29 de agosto de 2017

Mujer poeta....mujer valiente



MUJER POETA...MUJER VALIENTE



Mujer, yo te conozco de mis eras...
 de cuando recogías las uvas
 que sembraban las estrellas.
 Vides profundas de racimos rellenas.

 Yo te conozco de los maizales,
 de la parcela aquella 
donde sacabas a hurtadillas
 las mazorcas tiernas,
 y se llenaban tus brazos
 con el fruto de la tierra.

 Yo te conozco 
de la hondura de tus versos,
 cuando dejabas a vuela pluma
 tus sinsabores
 en una ajada servilleta.

 Mujer laboriosa
 que escondías
 en tu alma de poeta
 aquel talento innato
 cual una fina perla.

 Pero emigraste
 por nuevos rumbos
 y echaste raíces
 en ajenas estepas.
 
 Mujer de lucha y avatares,
 que doblaste tu espalda
 para lavar ropa
 de gente extraña.
 Hoy eres madre
 y aún de noche batallas
 por la harina y el pan
 que con reprimidas lágrimas
 llevas a tu morada.

 En tus ojos
 van quedando huellas
 de horizontes lejanos
 cargados de desvelos...
 
 Tienes un hijo amado
 por el cual
 se hacen pródigas tus manos;
 y te vas abriendo camino
 a punta de hacha y espada.

 Has luchado
 y has vencido
 con tus poemas bajo el brazo...
 y hoy que ya se fueron los años,
 mi voz te aclama y te nombra:
 ¡Mujer poeta, 
valiente y esforzada!



INGRID ZETTERBERG

 Dedicado a mi amada hija Claudia
 cuando emigró a Estados Unidos

 Derechos reservados
 De mi poemario "Sendero de inspiración" 


viernes, 9 de junio de 2017

Mi balcón de luz


MI BALCÓN DE LUZ



"No me buscaste," 
me dices...
 y yo te digo con dolor:
 "Eres tú el que me dejaste
 en esta tregua interminable".

 Te adoro en esta ausencia
 que sangra
 como una calle larga;
 como un ayer
 al que ya le cae sombra.

 Te adoro
 en este patio que vas forjando
 con tus manos...
 para que yo viva,
 para que renazca mi alma.

 Yo sé que vendrás
 a mi balcón de luz
 y escribiremos juntos
 los cálidos versos,
 húmedos de lágrimas.

 Y nos visitarán melodías;
 violines del cielo
 bajarán hasta mi ventana.
 Aquí te espero
 para adorarte como ayer.

 Amado,
 tus manos están adornando
 con flores y cintas
 mi desierto... 
Ya no habrá más soledad,
 ya te acercas a mi umbral.


INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amadísimo Jesucristo

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nro. 1107040430657

(De mi poemario: Sendero de Inspiración)






 

domingo, 23 de abril de 2017

Sólo sé.....



SÓLO SÉ...

 



 Existes por siempre.
 Retumban los ecos
 de un destino adverso...

 es el dolor de la llaga abierta;
 son las tinieblas
 de una humanidad enferma...

 Pero todo yace dormido
 en tus manos eternas;
 el silencio de los niños
 regados como flores muertas;

 entre sangre y polvo 
sus ojitos se cerraron.

 Y el hambre se pasea
 entre lágrimas de madres,
 de senos enjutos, vacíos...
 que ya no alimentan.

 Existes por siempre.
 Entre tanta ruina tú mueves los hilos
 de vidas yacientes;
 de seres que agonizan
 en el hondo misterio
 de tu elevado pensamiento.

 Nada entiendo del horror
 sembrado en la tierra,
 nada sé del hombre que vaga incierto...
 ni porqué oh Dios mío
 tú permites su aniquilamiento;
 sólo sé que existes en secreto.




INGRID ZETTERBERG

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nro. 1107040430657

De mi poemario "Sendero de inspiración"



 

Amor perdido


AMOR PERDIDO

¿Qué decir del tiempo que reímos gozosos?
 Largo y doloroso es tanto amor perdido;
 antigua juventud bulliciosa,
 se tornó de pronto en hojas caídas de adiós.
 Volamos juntos sobre alas níveas
 y atravesamos senderos que nadie conoció;
 solía solazarse nuestro amor sobre la laguna;
 tiempo misterioso que aún atesoro.

 En mi soledad creciente
 alzo mis ojos hacia las copas de los altos cipreses
 mientras un sabor salobre de angustia
 se mece sobre mis labios
 vacíos ya de tu tibieza. 
Han pasado los años fatigados 
y me refugio en un rincón de nuestra casona;
 olvidada de tus pasos, sus escaleras lucen telarañas.
 Y me invaden estas tormentosas horas bajo la sombra de tu recuerdo.



INGRID ZETTERBERG
 
 Todos los derechos reservados
 S.C. Cta. Nro. 1107040430657 

 De mi poemario "Sendero de inspiración" 

miércoles, 19 de abril de 2017

Canto al otoño


 CANTO AL OTOÑO

 

 Otoño bendito, ¡cuánto llenas mi alma!, 
espejos hay en el sendero...

 llovizna grata que dejaste huella;
 niebla que seduce;
 refugio cristalino.

 Hoy le canto a tu humilde belleza
 a tus árboles heridos
 de ocre y amarillo;
 a la profundidad de tus bosques,
 a tu alborada serena. 

 Vienes a consolarme
 inmenso y sencillo;
 otoño que te derramas como un lienzo.

 Quédate en mis caminos....




 Todos los derechos reservados 
S.C. Cta. Nro. 1107040430657 

 De mi poemario "Sendero de inspiración"








 

sábado, 15 de abril de 2017

¡Al fin se escuchan melodías!



 ¡AL FIN SE ESCUCHAN MELODÍAS! 



Con una rosa escarlata cambiaste mi gemir en danza.

Rosa de tus manos
 hija amada...

 Llegaste sigilosa
 irrumpiendo en mis cavilaciones
 poéticas...
 y con el perfume
 de tus jóvenes años
 ungiste mi tristeza; esparciendo brillo de escarcha en mi sonrisa apagada.

 Hoy regresas a mi regazo,
 al hogar en calma
 con mi nieta de la mano.

 Hoy las aguas azules
 de tus ojos 
refrescan mi alma
 y llueve un trinar de aves sobre el tejado de mi estancia.

 Has iluminado
 con tu presencia sutil
 todos los rincones de nuestra casa.

 Hay movimiento, hay vida después de tanta quietud...

 ¡Al fin se escuchan melodías! llanto dulce de niña...
 y tu voz en susurros derramando amor...
 mientras tu risa sonora
 viaja en ecos
 por nuestro tierno comedor.

 Regresaste
 por caminos secretos
 que sólo conoce Dios; coloreando mi soledad
 con los suaves matices de tu voz!  


INGRID ZETTERBERG

 Dedicado a mi amada hija Stephanie

 Todos los derechos reservados S.C. Cta. Nro. 1107040430657

 De mi poemario "Sendero de inspiración"







 

viernes, 14 de abril de 2017

Hacia ti vengo


HACIA TI VENGO

 

Vengo hasta tu umbral
 para morirme en ti
 y ofrendarte el aceite de mi oración.

 Vengo con pasos vacilantes
 porque ignoro si soy digna
 de tu celeste mansión.

 Pero te adoro alumbrada por tu luz;
 te extraño, y te pienso...
 Vengo a derramar mi esencia
 sobre tu frente amada,
 en silencio.

 Un cántaro de oro
 llevo en mi hombro,
 repleto de esmeraldas, zafiros y brillantes;
 para deslizarlas en tus cabellos
 cual una ofrenda amante.

 Vengo hasta tu templo
 para entregarte
 las flores que nacieron en mi pecho,
 para ungirte y coronarte
 con mi blanco velo.


INGRID ZETTERBERG

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nro. 1107040430657


 POEMA DEDICADO A MI AMADO JESUCRISTO DE MI POEMARIO "SENDERO DE INSPIRACIÓN"




 




 

jueves, 20 de octubre de 2016

Flor envenenada


FLOR ENVENENADA 



Tengo el corazón herido
 con una flor que me desangra;
 margarita o crisantemo
 de mi dolor postrero...

 Versos que fugan
 sin decir nada,
 se ahogan en mi recuerdo.
 Un cielo abierto
 que no quiere volver.

 Tu voz amargando
 mis años viejos 
como pétalo amarillo 
lanzado cual daga
 en mi pecho herido...
 ¡mis manos no pueden
 contener tanta aflicción!

 Palabras tuyas
 cinceladas en mi alma
 como fuego que arrasa
 toda mi ilusión.
 No leeré más tus letras,
 con crueldad que dañan
 mi sensibilidad.
 Te ahuyento de mi vida 
como a un cuervo que lastima;
 como a flor envenenada 
que enluta mi jardín.




INGRID ZETTERBERG

 Todos los derechos reservados
 S.C. Cta. Nº 1107040430657

miércoles, 28 de septiembre de 2016

Al amado de mi alma


AL AMADO DE MI ALMA


Amado,
 que regresas del misterio; 
de tu encumbrado Reino;
 eres tú mi poesía.
 Mi hondo sentir
 se encamina
 hacia la pureza de tus aguas;
 allá donde todo es fragancia...
 aguas cristalinas como espejo
 en donde mi alma
 desea reposar.
 Tu silencio
 martiriza mi ser,
 mientras en oración
 se agitan mis anhelos;
 pero en tu magna piedad
 me dices calladamente,
 que entre tú y yo, Jesús,
 nunca habrá un adiós.
 



INGRID ZETTERBERG

 Todos los derechos reservados
 S. C. Cta. Nº 1107040430657

domingo, 4 de septiembre de 2016

Cuando me haya ido



CUANDO ME HAYA IDO


Cuando me haya ido 
y una losa blanca
cubra mis lágrimas...
hijos de mi entraña,
recién en ese álgido momento
se enturbiarán sus almas;
y escucharán mis pasos
leves y quebrados
recorriendo
los rincones enlutados.

Querrán una vez más
que llegue a sus oídos
el susurro de mi voz,
llamándolos...
¡hijos míos!

Caricias de madre,
miradas suplicantes
se habrán tornado en olvido.
Y ese beso ausente
quedará flotando lejos
de mis ansias de cariño.
Recién le darán valor
a las letras
concebidas en mi latido,
volcadas en sus nombres...
impregnadas de un amor
que sólo Dios conoce.

Cuando me haya ido
querrán llamarme
y caerán en la cuenta
con dolor e impotencia,
que ya por siempre
se habrá hecho tarde.



INGRID ZETTERBERG 

Dedicado a mis amados hijos

Todos los derechos reservados 
S.C. Cta. Nº 1107040430657