miércoles, 28 de septiembre de 2016

Al amado de mi alma


AL AMADO DE MI ALMA


Amado,
 que regresas del misterio; 
de tu encumbrado Reino;
 eres tú mi poesía.
 Mi hondo sentir
 se encamina
 hacia la pureza de tus aguas;
 allá donde todo es fragancia...
 aguas cristalinas como espejo
 en donde mi alma
 desea reposar.
 Tu silencio
 martiriza mi ser,
 mientras en oración
 se agitan mis anhelos;
 pero en tu magna piedad
 me dices calladamente,
 que entre tú y yo, Jesús,
 nunca habrá un adiós.
 



INGRID ZETTERBERG

 Todos los derechos reservados
 S. C. Cta. Nº 1107040430657