lunes, 7 de marzo de 2016

Mariposa....(Dedicado a la poesía)




MARIPOSA


¿Dónde te has ido
delicada y sutil
transparencia?

Ya no vibras
en mi balcón,
y hay en mí
no sé que extraño color
que te recuerda.

Eres la hoja
despintada de otoño,
que no volverá
a ser árbol.

Y yo cada día muero
mariposa de alas rotas,
vencida por el ocaso.

Ya no pueden capturarte
mis anhelos.
Te has ido secando en mí
como hojarasca,
marchitándose tu vuelo
en mi alma.

Si pudiera hallarte
consagrada a mis afanes,
sabría que es mentira
todo mal, toda lágrima;
y renacería el azul
de las palabras.

 


 Dedicado a la poesía

(De mi poemario: "La poesía es  música")

INGRID ZETTERBERG

Todos los derechos reservados S.C. Cta. Nº 1107040430657













Te recuerdo...(Dedicado al poeta Pablo Neruda)




Volver


  
VOLVER


Volver,
al sabor de mi patio en sombra,
 donde gobierna 
un liláceo atardecer.

 Volver a mis plantas marchitas,
con una que otra flor
en agonía. 

 A mi lámpara nocturna
sobre el libro de Neruda,
  que siempre cae al alma
con sílabas de quebranto.

  Volver a tus miradas,
a tus manos
que intentan ser piadosas;
a tu ir y venir
delante de mis ojos
  que te añoran.

A mis escalones
de lluvia y mosaico;
a mi puerta tallada
entre campanas,
que guarda hermética
nuestra historia.

Volver a lo que soy,
a mis deseos.
A mi refugio que alumbra.
A mis noches de oración.

Llevando esta dosis de ausencia
por doquier,
y una serena tristeza
siempre a cuestas.




(De mi poemario: "Tu luz y mis versos")

INGRID ZETTERBERG

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657



 


Las balas del ayer....(Dedicado al poeta Federico García Lorca)




LAS BALAS DEL AYER



"Me iré en paz.
Que nadie me llame.
Que no me detengan."

De la noche de Granada
salió la muerte a andar
bajo un cielo de sangres.

Y como un cordero
en sumisa agonía
ha callado el poeta.

No existe más.
Se ahogó en la sombra
su innata alegría.

Y en los odios del pasado
me he sentado a cavilar.

Su risa de angustia
me ha dolido,
su ignota faz.

Yo nací hoy,
en el gemir
de su juventud
desgarrada,
y en las tinieblas
de su luz.

Por su tierra
caminé entre estatuas
y añejas piedras,
que sepultaron
las iras olvidadas.

Y en sus fuentes
bebí la música del agua,
que tras antiguas vilezas
colmó de vida, toda España.

Su sentir hermano
estoy viviendo;
y en su adiós voy herida
como pañuelo al viento.

"Me iré en paz.
Que nadie  me llame.
Que no me detengan.
En la quietud del sendero,
sólo quiero un amanecer
poblado de silencios."




Dedicado a Federico García Lorca

(De mi poemario: "La poesía es música")

INGRID ZETTERBERG

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657




   
 

Mansedumbre


  
MANSEDUMBRE



Oh, mansedumbre...
hálito de ángeles
que aspira mi alma,
que ilusa pretende alcanzar
en las vaguedades del tiempo.

Ave que consume sus alas
en interminable vuelo,
es la mansedumbre
elevada hacia el Eterno.
Virtud y sueño.

Mansedumbre
que te asemejas a las aguas
deslizadas
sobre piedras lozanas
del arroyo que agoniza.

Cántaro olvidado
por manos de niña
a la orilla de un pozo.
Mansedumbre con aroma a manzanas,
a huerto de delicias.




(De mi poemario: "Fragancia espiritual")

INGRID ZETTERBERG

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657