domingo, 4 de septiembre de 2016

Cuando me haya ido



CUANDO ME HAYA IDO


Cuando me haya ido 
y una losa blanca
cubra mis lágrimas...
hijos de mi entraña,
recién en ese álgido momento
se enturbiarán sus almas;
y escucharán mis pasos
leves y quebrados
recorriendo
los rincones enlutados.

Querrán una vez más
que llegue a sus oídos
el susurro de mi voz,
llamándolos...
¡hijos míos!

Caricias de madre,
miradas suplicantes
se habrán tornado en olvido.
Y ese beso ausente
quedará flotando lejos
de mis ansias de cariño.
Recién le darán valor
a las letras
concebidas en mi latido,
volcadas en sus nombres...
impregnadas de un amor
que sólo Dios conoce.

Cuando me haya ido
querrán llamarme
y caerán en la cuenta
con dolor e impotencia,
que ya por siempre
se habrá hecho tarde.



INGRID ZETTERBERG 

Dedicado a mis amados hijos

Todos los derechos reservados 
S.C. Cta. Nº 1107040430657