sábado, 15 de abril de 2017

¡Al fin se escuchan melodías!



 ¡AL FIN SE ESCUCHAN MELODÍAS! 



Con una rosa escarlata cambiaste mi gemir en danza.

Rosa de tus manos
 hija amada...

 Llegaste sigilosa
 irrumpiendo en mis cavilaciones
 poéticas...
 y con el perfume
 de tus jóvenes años
 ungiste mi tristeza; esparciendo brillo de escarcha en mi sonrisa apagada.

 Hoy regresas a mi regazo,
 al hogar en calma
 con mi nieta de la mano.

 Hoy las aguas azules
 de tus ojos 
refrescan mi alma
 y llueve un trinar de aves sobre el tejado de mi estancia.

 Has iluminado
 con tu presencia sutil
 todos los rincones de nuestra casa.

 Hay movimiento, hay vida después de tanta quietud...

 ¡Al fin se escuchan melodías! llanto dulce de niña...
 y tu voz en susurros derramando amor...
 mientras tu risa sonora
 viaja en ecos
 por nuestro tierno comedor.

 Regresaste
 por caminos secretos
 que sólo conoce Dios; coloreando mi soledad
 con los suaves matices de tu voz!  


INGRID ZETTERBERG

 Dedicado a mi amada hija Stephanie

 Todos los derechos reservados S.C. Cta. Nro. 1107040430657

 De mi poemario "Sendero de inspiración"