miércoles, 10 de agosto de 2016

Copito rosado


  
COPITO ROSADO


Vienes a mis brazos
volando
en la brisa de invierno
cual ave diminuta
agitando tus leves trenzas...
Vienes cual colibrí
de lejanos bosques,
pequeña y dulce mía;
copito rosado de algodón;
minúsculas manitas
que se aferran a mi cuello...
Oh, tarde de Julio
inolvidable y blanca,
me entregas la dicha
en esa nieta amada.
¿Cómo no amarla,
si trae a mis años
azules tiempos de paz?
Vocecita adormilada,
suave arrullo
que aprendió mi nombre
y me alegró en campanas
de felicidad.
Dos añitos de ilusión
en cánticos de amor;
esa eres tú
mi muñequita de Holanda,
Valeria de mi sangre,
ya sólo miro por tus ojos.;
ya sólo vivo para añorarte
y cuento los días
para mecerte en mi regazo
de abuela y madre. 


INGRID ZETTERBERG 

Dedicado a mi amada nietecita Valeria

De mi poemario "Fragancia espiritual"

Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657