sábado, 30 de julio de 2016

Te pienso


Te pienso


¡Qué diminuta es la vida!
¡Qué incomprensible!
¡Qué ajena!

¡Pensar
que amé tanto
con ojos de niña
asombrados!

Y hoy que mido
el tiempo
transcurrido,
y penetro
en este enorme
pensamiento
que es la vida,

me hastío
de este quebranto
y contemplo
con ojos viejos,
la inmensidad
de este misterio.

Y me pregunto
llorando quedo,
¿para qué vivo?

Y porque amarte
es mi más perseverante
secreto;

ausculto tu mirar
distante,
sereno;

y recostando
mi rostro reflexivo,
surcado de años,

te pienso

y resignadamente
entiendo
para que vivo. 


 INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado Señor Jesucristo



Todos los derechos reservados
S.C. Cta. Nº 1107040430657

De mi poemario "Ciento cincuenta poemas del alma"