sábado, 5 de mayo de 2018

¡Ha muerto la mamá!




¡HA MUERTO LA MAMÁ!



Desierto de luz
 son sus manos
 que quedaron vacías.

 Su alma incomprendida

 coronada de lágrimas.
 De oro su paz perlada.

 Su voz...

 nostalgia perfumada
 de azahares.
 Su alegría,
 sacrificio póstumo
 para sanar mis heridas.

 Ha muerto la mamá...

 Y sus manos tiemblan
 en mi recuerdo... 
"-Toma hija mía,
 necesitas algún dinero, quizás.-"
 mientras su precario monedero
 ofrecía generosa.

 Sus ojos,

 dos turquesas
 de transparente piedad...
 que agudizan
 esta larga tristeza.

 Alguien llamó aquella tarde;

 una oscura voz 
en el teléfono
 con una sola frase 
que me quema hasta hoy:
 ¡Ha muerto la mamá!





INGRID ZETTERBERG 

 Dedicado a mi amada mamá 


 De mi poemario "Secretos de mi alma"


 Derechos reservados en Safe Creative Cta. Nro. 1006080193112






No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Amigos y familiares, sus comentarios son de mucho aliciente para mí. Les agradezco me dejen algunas palabras.