lunes, 26 de marzo de 2018

Morir en cada verso




MORIR EN CADA VERSO
 


Nadie sabe
 que cada tarde
 se agotan mis pasos...

 Se va extinguiendo la luz
 de mis horas tranquilas;
 cada minuto que acaba
 se convierte en un ayer.

 Nadie sabe
 que voy muriendo
 en cada verso...
 y no sé del mañana;
 de ese túnel inmenso
 que lentamente me traga.

 ¡Qué dolor dejar tus ojos!
 la esencia de tu ser...
 y no ver más allá
 de tus primaveras.

 Nadie sabe
 que se consumen mis ansias;
 que perderé el paisaje
 de tus manos serenas...
 que mis lágrimas
 se cansarán un día
 de bañar mis horas fugitivas.

 Nadie sabe.
 
INGRID ZETTERBERG 
Derechos reservados
 en Safe Creative

Dedicado a mi amada hija Stephanie

De mi poemario
"Secretos de mi alma"

Marzo 2,018













No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Amigos y familiares, sus comentarios son de mucho aliciente para mí. Les agradezco me dejen algunas palabras.