sábado, 18 de noviembre de 2017

¡Hasta pronto hija mía!



 ¡HASTA PRONTO HIJA MÍA! 


Hija amada,
 te me has quedado 
prendida a mi alma...
 tu cuarto vacío 
me habla de tu callado
 adiós... 

 En tus repisas
 ya no están esos libros
 que acariciaron tus manos,
 ni las tiernas muñecas
 que tu amor de madre obsequió
 a mi dulce nieta...
 pequeño capullo de ilusión.

 Tu closet amplio y desierto,
 sin tus ropas y tu aroma provocan los sollozos de mi pecho.

 El ancho río del destino
 se llevó tu voz... 
¿Para qué vivo yo? 

 ¡Cuán breve fue tu estancia
 en el regazo del hogar! 
otra vez tus alas se extienden en el cielo gris de mi ciudad,
 de esta Lima tuya y mía
 que recorren tus pasos.... 

 Y yo extraño tus ojos dormidos,
 tu bulliciosa alegría...
 tus poemas de sol, 
de lumbre infinita.

 Hija amada
 guardo como un tesoro
 la certeza de saberme pronto
 a tu vera...
 llamando a tu puerta, 
para abrazarte
 con la transparencia de mi amor...
 porque seré tu madre
 hasta la tarde aquella
 en que cierren mis ojos
 tus suaves manos buenas. 


INGRID ZETTERBERG

 Dedicado a mi amada hija Stephanie,
 que se ha mudado a su propio nidito.

 Derechos reservados
 De mi poemario "Secretos de mi alma"





 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Amigos y familiares, sus comentarios son de mucho aliciente para mí. Les agradezco me dejen algunas palabras.