sábado, 23 de abril de 2016

Nuestro pacto




NUESTRO PACTO



   Tú has coronado
mi frente
con las diademas
de tu alma,
y me has ofrendado
tu paz.

Entre tú y yo existe
un pacto de siglos.
Nadie osará detenerlo,
nadie podrá quebrantarlo.

Un pacto de paz,
ancho
como un río generoso,
que desemboca
en el oleaje
de mi corazón.

Tus manos fatigadas
le han comunicado
a mis manos
las palabras.

Tu amor santo,
que dormía preso
en tus heridas,
se abrió paso
entre una enramada
de lágrimas
hasta encontrarme.

Desde entonces
yo bebo esta leche
como un chorro de luz,
yo bebo tu piedad
como la vida
que cae dentro de mí.


INGRID ZETTERBERG

Dedicado a mi amado Señor Jesucristo





 (De mi poemario "El árbol invencible") 

 Todos los derechos reservados
 S.C. Cta. Nº 1107040430657 




3 comentarios:

  1. ¡Precioso hermana Ingrid! Sigo admirando tu estilo y ese fluir de palabras hermosas que tienes guardadas en tu corazón. Gracias por compartirlas con nosotros. Gracias por expresarle tu amor al Señor. ¡Él es la razón de nuestra vida!¡Gracias Jehová Dios porque por tu pacto hemos alcanzado misericordia y salvación a través de nuestro Señor Jesucristo de Nazareth. Recibe mi abrazo fraternal hermana, en el nombre de Jesús.

    ResponderEliminar
  2. Gracias hermano Hugo por asomarte al rinconcito de mis versos y dejarme tan lindo y sincero comentario. Recibe mi abrazo también en el amor de Cristo.

    ResponderEliminar
  3. Letras apasionadas cuya belleza y hermosura llegan al alma. Alcanzando el cielo con rumbo al Paraíso.

    Saludos cordiales y con afecto, bendiciones

    ResponderEliminar

Amigos y familiares, sus comentarios son de mucho aliciente para mí. Les agradezco me dejen algunas palabras.